¿Las vajillas de bambú son realmente una alternativa ecológica a las de plástico?

Hoy en día están muy de moda las vajillas de bambú reutilizables como alternativa a las vajillas de plástico, sobre todo las vajillas infantiles. En sus especificaciones se dice que son aptas para lavavajillas y robustas, por lo que también se venden como una buena alternativa al vidrio y a la cerámica. Sin embargo no son aptas para horno y microondas. En muchas webs y en su etiquetado aparece, en ocasiones, que están compuestas exclusivamente por fibras de bambú (y a veces otros productos naturales como almidón de maíz o colorantes naturales). En todas las páginas que venden y/o promocionan este tipo de vajillas se predica que son ecológicas y biodegradables, su principal reclamo publicitario. He encontrado en varias descripciones de estos productos algo más de información como por ejemplo que son libres de bisfenol A, ftalatos, plásticos y aditivos químicos. Y sorprendentemente he encontrado unas pocas páginas en las que después de nombrar todas las ventajas que aportan por no contener plásticos reconocen que están compuestas también por melamina.

Varias de las descripciones que he encontrado en portales web que venden y promocionan las vajillas de bambú:

«Respetuoso con el medio ambiente: está vajilla está hecha de materias primas sostenibles, biodegradables y sin BPA. ¡Fuera plásticos!».

«Fabricada con materiales ecológicos y biodegradables como el bambú y el maíz».

«100% eco – friendly»

«Hecho de fibra de bambú, almidón de maiz, fibra de madera y resina».

Lista de ingredientes: 55% fibra de bambú, 20% almidón de maíz, 25% melamina.

Es curioso, porque la melamina, que está incluida en la composición de estos productos aunque no siempre sea visible en su etiquetado, es un plástico, y el bambú se está utilizando como material de relleno; de modo que estas vajillas siguen siendo de plástico, concretamente de melamina, aunque no contengan bisfenol A o ftalatos.

En el etiquetado de algunas de estas vajillas también he encontrado iconos que hacen referencia a la cultura de la empresa del tipo Go Green y Eco. Podemos pensar al verlos que si los compramos estamos contribuyendo a cuidar el medio ambiente o que son producidos de forma ecológica y sostenible, pero en realidad estamos comprando tambien plástico, no lo olvidemos.

Muchas de estas vajillas son originarias de China y se importan a la Unión Europea para su comercialización. Las vajillas y artículos de cocina originarios de China y Hong Kong a base de melamina y poliamida están regulados por el Reglamento (UE) 284/2011 y tienen cláusula de salvaguardia. ¿Qué significa esto? Que ante potenciales riesgos de salud pública derivados del uso de estos productos (la melamina puede ceder formaldehído a los alimentos y la poliamida puede ceder aminas aromáticas primarias perjudiciales para la salud) para poder importarlas a la UE se exige que vayan acompañadas de un informe analítico y una Declaración de conformidad conforme a este Reglamento en la que el fabricante garantice que estos productos no liberan en cantidad detectable AAP o formaldehído en cantidad superior a 15 mg/kg dependiendo de si el producto está fabricado a base de poliamida o melamina. La aplicación de esta normativa por parte de la Comisión Europea no es arbitraria; se basa en estudios de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que son la base científica de cualquier normativa sobre Seguridad Alimentaria.

Además de este requerimiento documental se les aplica un porcentaje de controles físicos aleatorios al 5% de las partidas por parte de los Servicios de Sanidad Exterior de los Estados Miembros de la UE , que incluyen análisis de migración específica de AAP y formaldehído.

Las aminas aromáticas primarias (AAP) son una familia de compuestos, algunos de ellos carcinógenos y otros sospechosos de serlo. Las AAP pueden aparecer en materiales destinados a entrar en contacto con productos alimenticios como consecuencia de la presencia de impurezas o productos de degradación.

Desde la aplicación del Reglamento 284/2011, lo que ha incrementado el control sobre estos productos en frontera, se están produciendo rechazos de vajillas de melamina y poliamida originarias de China, entre las que se encuentran con frecuencia las vajillas infantiles de bambú.

Como alternativa a las vajillas de plástico de uso infantil os propongo las vajillas de vidrio y cerámica, los cubiertos de siempre, los biberones y vasos de vidrio y los recipientes de acero inoxidable. El vidrio, la cerámica y el acero inoxidable también ceden sustancias a los alimentos, ningún material es inerte, pero se han utilizado tradicionalmente y se conocen mejor las consecuencias y efectos de las sustancias que ceden a los alimentos. No existen por el momento cláusulas de salvaguardia ni medidas específicas para la importación de vajillas de estos materiales desde el punto de vista sanitario.

Con mis hijos pequeños procuro utilizar vajillas de materiales tradicionales como la cerámica y el vidrio antes que el plástico.

Por último quiero puntualizar que sí existen las vajillas hechas exclusivamente de fibra de bambú y otros productos naturales como la hoja de palma, el almidón de maíz o la yuca, pero se trata de vajillas de un solo uso que obviamente no resisten el paso por el lavavajillas. Las vajillas fabricadas exclusivamente con fibra de bambú no pueden conseguir la versatilidad y durabilidad de las que están fabricadas en plástico.

Vajilla de fibra de bambú desechable

Como consumidores es necesario que seamos muy críticos a la hora de elegir los productos que compramos y utilizamos. Lamentablemente el etiquetado de las vajillas de bambú muchas veces no es claro y puede inducir a error.

Etiquetado de un vaso de bambú. ¡Tu compañero ecológico para el café!
En el mismo producto, a continuacion, aparece su composición: lleva 55% fibra de bambú, 20% almidón de maíz, 25% melamina
A %d blogueros les gusta esto: